Blog

     Las mamas tuberosas o mamas tubulares o mamas constreñidas son una alteración que adquiere la mama al producirse su desarrollo en la adolescencia. Consiste en un crecimiento insuficiente de la parte inferior de la mama, en muchos casos con cierto grado de caída y herniación de la areola, que suele tener un diámetro excesivo. Se muestra en diferentes grados, algunos muy leves, otros muy llamativos. El cuadro clínico consiste en un síndrome constrictivo de la base de la mama que cursa con un mayor o menor grado de dificultad anatómica para completar el desarrollo mamario, sobre todo en el polo inferior pero también en los polos laterales. Siempre hay un surco submamario elevado, una mayor o menor herniación glandular a través del complejo areola- pezón que se distiende y un pobre desarrollo de los polos infero- laterales de la mama, de ahí la forma ” tubular”. En casi 2/3 hay asimetría entre ambas mamas y es habitual la hipoplasia o volumen inferior de las mamas

TRATAMIENTO

      El tratamiento es sólo quirúrgico y exige la remodelación glandular completa, reducir el diámetro areolar y la fragmentación de la banda de constricción o brida en el polo inferior, para permitir la distensión cutánea y el desarrollo de la parte inferior de la mama. Y, puesto que suelen ser mamas que han crecido poco a causa de la deformidad, se precisa también el aumento de volumen con un implante anatómico de anchura y proyección suficiente, que además de dar volumen ayuda a remodelar la mama.

      Es importante realizar el diagnóstico de la mama constreñida antes de realizar la cirugía. Es frecuente que la paciente acuda a la consulta solicitando sólo un aumento mamario, sin conocer que presentan esta malformación. De hecho, en casos mínimos no es difícil que pase desapercibido. En casos más graves, la paciente tan sólo siente que tiene una mama muy rara, que a veces le acompleja tanto que nunca ha dejado que nadie se las vea, pensando que el suyo es un caso excepcional. Nada más lejos, pues casi un 20% de las pacientes que acuden a nuestra consulta para un aumento mamario muestran esta patología.

Durante el embarazo y el parto son muchos los cambios que suele experimentar el cuerpo de las mujeres. Desde hace décadas, muchas de ellas han optado por recurrir a la Cirugía Plástica Estética para recuperar la silueta que tenían antes de quedarse embarazadas. Sin embargo, en los últimos tiempos se habla del mommy makeover como de la intervención a la que recurren para conseguirlo, algo que puede inducir a error, ya que no se trata de una técnica concreta.

Podemos definir el mommy makeover como la tendencia a someterse a varias técnicas quirúrgicas estéticas, en una sola intervención o en varias más o menos sucesivas, con el objetivo de restablecer la forma, posición y firmeza de ciertas zonas del cuerpo de la mujer especialmente proclives a su transformación durante el proceso compuesto por embarazo más parto.

Los cambios físicos más evidentes

El pecho, el abdomen y las piernas se encuentran entre esas zonas en las que las futuras madres experimentan los cambios más evidentes durante gestación y lactancia:

  • Pecho: Hay modificaciones en el volumen de la grasa y el tejido glandular, lo que, junto a la flacidez, se traduce a menudo en la caída del pecho. También suele cambiar la forma de la areola y el pezón.
  • Abdomen: Los músculos abdominales sufren una gran distensión durante el embarazo, tanta que, a veces, pueden producirse pequeñas hernias. Esta separación de dichos músculos hace que se quede un abdomen abombado, que no se recupera con ejercicios abdominales. También puede haber, tras dar a luz, un exceso de piel y grasa en la parte inferior del abdomen.
  • Piernas: El aumento de peso durante todo el proceso suele provocar celulitis y acúmulos de grasa en zonas localizadas de las piernas y adyacentes, como las caderas, los muslos y los glúteos.

Intervenciones más frecuentes

  • Mamoplastia: Se puede levantar el pecho caído tras el embarazo y la lactancia para que recupere su forma original. En el caso de que también se quiera un aumento de tamaño, asociar el levantamiento (mastopexia) a un aumento con implantes de mama (mamoplastia de aumento).
  • Abdominoplastia: Tiene como objetivo la devolución de la firmeza al abdomen, eliminando exceso y pliegues de piel y acúmulos de grasa, y, sobre todo, el retensado de los músculos, recuperando una pared abdominal plana sin abombamiento. Incluso puede aprovecharse para corregir la cicatriz originada por una cesárea, cambiándola por otra más estética.
  • Liposucción: Consiste en extraer la grasa sobrante y acumulada en cualquier parte del cuerpo (abdomen, cartucheras, brazos, espalda, rodillas, flancos, cintura, etc.) mediante una cánula por un efecto de succión.

Después de embarazo y parto, es recomendable esperar a recuperarse bien, llevando un estilo de vida saludable, con una alimentación adecuada combinada con la práctica de ejercicio, y plantearse el mommy makeover, evidentemente, cuando la mujer haya decidido no tener más hijos, a fin de que las zonas intervenidas no sufran de nuevo cambios.

El tratamiento consiste en la infiltración de la toxina en puntos concretos de los músculos del tercio superior de la cara a través de una finísima inyección, su aplicación es indolora y con ella se consigue disminuir la función de los los músculos cuando se gesticula. A veces puede producirse un pequeño hematoma en el punto de aplicación que se corrige con maquillaje y que suele durar unas pocas horas.

¿CÓMO ACTÚA?

La toxina  borrará las arrugas de expresión que se producen con la gesticulación, al tiempo que previene la formación nuevos pliegues cutáneos

¿PARA QUIÉN ESTÁ INDICADO?

Este tratamiento está especialmente indicado para pacientes de entre 30-60 años, por los excelentes resultados, ya que además de corregir los surcos cutáneos existentes, tiene un carácter preventivo al evitar la formación de futuros pliegues faciales.

CUIDADOS TRAS LA SESIÓN

Tras la sesión el paciente deberá seguir una serie de recomendaciones como no tomar el sol, ni masajear la zona o realizar movimientos bruscos. Los efectos de este tratamiento son reversibles y su duración aproximada es de unos cinco o seis meses, cuando los músculos tratados volverán a recuperar paulatinamente su capacidad de movimiento. No obstante, después de varias sesiones su efecto dura cada vez más tiempo porque el cuerpo la va asimilando durante más tiempo y porque la relajación muscular de los sucesivos tratamientos va reduciendo progresivamente la profundidad de las arrugas.

NUEVAS APLICACIONES

– Efecto elevador en algunos rasgos faciales, muy favorecedor usado de forma precisa. Hay músculos como el orbicular de los ojos cuya parte superior ejerce de depresor de la cola de la ceja o el músculo depresor del ángulo de la boca, que es responsable en parte del descenso de las comisuras de la boca, o el músculo platisma del cuello, que hace descender la parte baja de las mejillas sobre la línea mandibular, además de causar las odiadas bandas verticales del cuello. El uso adecuado del Botox sobre estos músculos depresores logra el llamado ” lifting con Botox al permitir que los músculos elevadores como el frontal o los cigomáticos actúen sin excesiva oposición y así eleven cola de ceja o mejillas.

– Corrección de la sonrisa gingival, término que describe la exposición excesiva de las encías al sonreír. Se logra con el bloqueo de los músculos elevadores del labio superior y ángulo oral, muy preciso y con escasas unidades, pues se trata de reducir la fuerza muscular, no paralizar, pues una dosis excesiva provocaría un efecto indeseado de caída del labio superior.

– Corrección del aspecto triste o cansado, en personas jóvenes, corrigiendo el ceño fruncido o la malposición de las cejas. Se requieren aquí dosis reducidas pues solo queremos disminuir la excesiva contracción muscular.

– Efecto antidepresivo. Sorprendente, pero artículos de reciente aparición en revistas de Dermatología e incluso Psicología concluyen que, al corregir con Botox las caras tristes o enfadadas no sólo modificamos la percepción de los demás respecto a nuestro estado anímico, muy beneficioso por el efecto feed-back que recibimos, sino que, además, es probable que también nuestro propio cerebro  elabore las emociones negativas con un color mas positivo al recibir esa señal diferente de nuestros músculos mímicos.  Es decir, hay una relación directa entre la capacidad de expresar emociones con nuestros músculos mímicos y la capacidad para experimentar esa emoción en sí misma. Por supuesto, nos referimos a emociones negativas, ¡nunca bloqueamos los músculos que nos hacer reír y sonreír!

– Efecto de cara de poker, también llamado pokertox. Estos artículos también me han resultado muy llamativos, pues no se trata de describir un efecto indeseado sino por el contrario buscado entre profesionales del juego que desean controlar la actividad de algunos de sus músculos faciales, en especial los que mueven las cejas.

– Tratamiento de algunos tipos de migraña, que comiencen por una hiperactividad de músculos frontales o corrugadores.

– Otros tratamientos en neurología ( distonías cervicales), oftalmología ( estrabismo, blefaroespasmo), dermatología ( hiperhidrosis axilar y palmar) o urología ( disfunción vesical)

El Dr. Lozano Orella participó como ponente en la jornada anual de la Asociación Nacional del Síndrome de Treacher-Collins el 27 de mayo de 2015 en Burgos. Dió una charla como experto en reconstrucción auricular de esta enfermedad rara que afecta a 1 de cada 50.000 nacidos vivos. El encuentro se celebró en CREER (Centro Nacional de Referencia de Enfermedades Raras)

https://www.facebook.com/TreacherCollinsAsociacion/videos/833204046827047/

 

 

En ocasiones existe la posibilidad de sustituir una prótesis o implante mamariopor la grasa de la propia paciente. Con los años un implante mamario puede deteriorarse hasta el punto que es necesario su extracción. Ante esta situación la paciente puede elegir por la sustitución de su implante por otro, o bien por la infiltración de grasa propia acompañada o no de reconstrucción mamaria.

Esta técnica tiene innumerables ventajas para la paciente

  • Elimina de forma definitiva la inclusión de un cuerpo extraño en el organismo.

  • Proporciona un tacto agradable y natural a la mama.

  • Beneficia de una mejoría estética de las zonas liposuccionadas

  • Es un procedimiento prácticamente indoloro

Aunque también tiene alguna desventaja

  • No nos permite alcanzar grandes volúmenes mamarios

  • Generalmente hay que asociar una mastopexia para reconstruir la mama

Un asunto importante que debemos considerar es que el volumen alcanzado a los tres meses será ya permanente, si no existen variaciones considerables de peso. En ocasiones se requiere de un segundo tiempo si el volumen de grasa alcanzado no ha sido suficiente.

Para finalizar debemos considerar a la grasa como un recurso ideal para pacientes que no pretenden alcanzar un gran volumen mamario y buscan la máxima naturalidad.

after Pre 006

Mujer portadora de prótesis mamarias

after postdefi 2

Paciente reconstruida con grasa